Dos Corazones

No tendríamos tanto si Dios no dispone. no tendríamos esto, si no nos hubiéramos dispuesto a conocernos. Bueno, creo que en eso ha consistido esta amistad: "en distinguir y conocer". en ver que esos detalles negros se pueden aclarar solo si se estamos juntos y unidos. La vida dilata algunos acontecimientos importantes en cada quien. Son muchas cosas las que debemos vivir y pensar en cada uno de ellas, nos puede quitar la razón.  Cruzar el semáforo, hacer la tesis, editar vídeos, y responder ante las preguntas de las personas. Seguir, soñar, levantarse, no querer ir más a ese lugar. Saludar, sonreír cancelas las cuentas, callar. En fin hacemos mucho durante nuestros días. Yo acá de este lado del calor y vos allá del lado del frío. Diferentes tonos, colores, sabores, personas, gustos y demás. En medio de esa congestión de responsabilidades uno aun cree en la amistad, aun sabiendo que está arriesgando algo dentro de sí: “El Corazón” que no es más que sentimientos, que emociones, una gran parte de lo que somos y con ello el tiempo; un tiempo valioso, un tiempo eternal.

Este es el caso de una amistad que se puede dilatar, que se puede romper, que se puede alejar, que se puede abrazar, que se puede perdonar, que se puede hacer mil cosas, aunque se demore. Se demora porque a veces se grita en silencio mientras el otro responde; se demora en llegar el abrazo para aquella noche que es fría en ese cuarto; se demora para sentir. Arigato, gracias por sentir aunque algunas veces no nos hagamos sentir hacia el otro. Comprender eso, es comprender que cada uno de los sentimientos arrojados en ella, la amistad, tiene valores no calculados para el corazón. Esta amistad de un modo diferente a las demás, lleva su tiempo y debe tomárselo; total  uno no habla de corazón a corazón tan abiertamente y con la libertad que existe con cualquiera. He aprendido a mirar de lejos tu fragilidad; a escucharte sin prisa; a leerte aunque algunas veces yo estoy más lejos que luna, y más perdido que la madre de Haku. He aprendido a calmar la rapidez que le exijo a mis resultados.

Obviamos sentimientos y los señalamos. Uno no debería dejar entrar gente a la vida sin visa, uno no debería dejarla pasar y que se lleve todo de nosotros. Porque uno quiere, uno hasta en el peor de los casos llega amar con mucha fuerza; y seria un imperfecto estado tener que olvidar, sanar heridas que esa persona dejo por no saber cuidar lo que se brindo, sería un perfecto desastre odiar a alguien que un día uno le entrego un sentimiento. Por eso creo que uno debe saber a quién le entrega algo que llama amistad. Al final creo que uno termina descubriéndose con la sabana de la amistad y en algunos episodios no sabemos mucho de lo que somos capaces de hacer por ella.

Gracias por el esfuerzo de viajar muchos kilómetros de la fría Bogotá hasta la caliente y por estos días de brisa, mi Barranquilla. Gracias por venir a conocer al pingüino, gracias por quererme, pingüina osita. 

0 comentarios: