Polly y la bella Mely.

No sé, pero a veces sentís que la vida está por terminar, y creo que exageramos una sensación,  un sentimiento,  una circunstancia o problema, aunque tal vez pueda ser cierto. En mi caso, solo sentía algo pasajero que llame: "Vació territorial"; que no es el hecho de sentirme solo.
Una de esas noches, era viernes y yo estaba en algún lado de la ciudad. Escuchaba, veía, dos chicas nuevas para mis ojos, y varios chicos hablando de. .. Yo estaba en una reunión social, celebrando un grado. De vez en cuando es bueno hacer ese tipo de incursiones. Ese momento después supe que me estaba tropezando con el cielo. Un trocito de cielo en tierra. Alguien de allá arriba me escucho el pensamiento y decidió que era momento de tropezarme con Polly y la bella Mely. Si me hubiera preguntado, si quería conocer a dos chicas, mi respuesta sería no. Si me hubieran preguntado si deseaba pasar tiempo con niñas love, mi respuesta seguiría siendo la misma, Si me hubieran escrito solicitando mi amistad,  la respuesta seguiría siendo la misma. Pero no preguntaron, no me consultaron, ni me escribieron de allá arriba. Esa noche el cielo fue generoso con un chico que pasaba por un vació territorial, con un pinguino que tenia calor, con alguien que no estaba pidiendo un regalo, un abrazo, una sonrisa, unas choco aventuras, ni nada parecido.

Nunca sé quien me hará reír, ni se quien iluminará el sendero. No sabía que existía Polly, tampoco una bella Mely. Somos mucha gente en este globo, que uno no se da a la tarea de pensar en quien me encontraré,  ni a quien voy a conocer mañana.  El cielo no se equívoca,  como me equivoqué yo, si me hubieran preguntado. Las etiquetas solo han servido  para crear estigmas erróneos de personas, lugares, y cosas que no conocemos. Polly y la bella Mely, son love, son nuevas en mis noches silenciosas,  en mis tardes musicales. Esto es una excusa, un pretexto para escribir de dos niñas que intentan estar al lado de un pinguino que ama el cielo igual que ellas. Y mi vacio territorial lo dejo para después,  hoy es viernes.

0 comentarios: