Este capitulo se llama: "Soledad" (I Parte)

¿Salvados? ¿Salvados en un mundo oscuro, perdido y dolido?
Las palabras: dolor, depresión, silencio, abandono, muerte tienen su propio significado en nuestra vida, ¿y cómo escapar de eso? Nos hablan de fe, de esperanza y de esperar, pero aquí entre nos, ¿acaso no hemos hecho lo anterior, aun creyendo y no creyendo?


Este capítulo se llama: “Soledad”. Cada uno define esa palabra, ese concepto, esos momentos, tiempo, espacio, de modo parecido pero no igual. A la larga cada uno, en lo particular, tiene y posee un corazón diferente; unos más resistentes, más blindados, más protegidos, o menos. Unos soportan más que otros, pero lo real es que de algún modo todo   padecemos, sufrimos, y tenemos una herida. Todos, absolutamente todos, tenemos una herida, ya sea que este abierta, cerrada, cicatrizada, o en medio de sangre, pero tenemos algo. Lo que sigue en letras, es un pedacito de esas veces en que no sabes que decir, ni que palabra pronunciar, solo existen letras que son traducidas en esos momentos. Creo que ha sido de los mejores regalos que mi padre me ha dado: la dicha de escribir -aunque a veces odie hacerlo-.

Mi gran isla de vida
Mi castillo rebelde
Mil noches con textos
Unos pequeños rostros y gotas de quebranto
Frágil en la corriente de este gran río, más no débil.

Ventilador automático, y ella duerme como de costumbre
Allí estoy, así está el silencio y Él.
Mi pregunta, ya conoció respuesta
Saturno será mi hogar, pero no lo es hoy.

Cientos de nubes pasan y yo aún no sé volar
Con herida y sin ganas debo intentar vivir.
Años de contradicción y aquel camino es de a pie con mis piernas torcidas
Muchas son las ansias y deseos de volar ya, pero el camino nunca termina

Recuerdo cada noche con la soledad
El nombre que obtuve
La lista de mis errores para no impresionarte
Mi sufrimiento como memoria
El Duro golpe a cambiar mi fe
Y aunque este mundo no me trata bien, ni me conoce,
Tú conoces bien mi desobediencia
Pero, Tú vienes corriendo hacia a mí en mi oscuridad
Porque decidiste tenerme como hijo.

0 comentarios: