Sueño Con Mi Dolor


Lloró en el alma.  Tantas monedas y los demás. . .
Pero sigo cantando la canción que sueño y que no tiene fin. y es que soy el de las Piedras de barro, el de las letras que escribe, el del castillo congelado, el que llega y se marcha, el que colecciona lluvias, el que ama sus cuadernos. Soy aquel que sigue esperando, aún cuando va cayendo mi voz, aún cuando no es el mejor tiempo para esperar algo, porque sigo insistiendo y creyendo en el milagro y que cada noche pienso en ello como la primera vez. Estoy allí, en mi iglú, y me detengo en mí, hago la pausa donde no hay más por donde andar, y cae la pregunta para vos,  ¿Soy, que para vos?

tengo una silla blanca en mi iglú a la que llego cada noche después de recorrer un sol, de perder miradas, de pasar un día, unos momentos, es  allí donde me siento, y estiro mi cuerpecito, es allí donde yo sueño con mi dolor, donde sueño con hambre, donde sueño Deletreando silencios que tienen tiempo de lucha, de resistencia, de buen estar y no ocurre mucho, sólo arena que al final es polvo, con silencios infinitos en la vida que arden y que en medio de la aventura, de la improvisación toca sanarlos y sacarlos del paseo, pero, ¿cuando tiempo más . .  En la espera, en el aguante, en ver lo que no veo, en. . ? Parece ser la misma pregunta que hice anoche en mi iglú.

Tibio, claro, bajo. Mudo, pingüino, extraordinario, como sea, es mi  Vida que me pasa, que se pasa, y se ha estado pasando y aún no te hallo está vez. .

0 comentarios: