Cuando Menos Lo Esperas, Cuando Menos Lo Imaginas.


Empezare diciendo que Dios es bueno, que Dios da a su tiempo, a su modo, a su forma y en su voluntad, y en sus propios términos, pero también les diré que no es muy fácil aceptar eso en nuestra vida, ya que somos humanos y pretendemos que las cosas sean: YA, así como cuando vamos a la tienda y compramos todo, pues del mismo modo pretendemos que todo sea: YA. También les diré que soy un Bartimeo que pretende, que intenta ver aunque quizás es la hora y  todavía vea muchas cosas borrosas, y otras tantas ni las vea y todo porque tengo una humanidad que cabalga en mí, con miles de pensamientos, sentimientos y emociones. También les diré que Dios es el único amante fiel al Amor Terco, ese que no se cansa, que da sin espera y sin recibir, que no es resultadista como nosotros, que no fuerza, ni presiona para conseguir algo y sobre todo que siempre es el mismo.

Cuando menos lo imagine ocurrió. Cuando menos lo espere llego, cuando lo había olvidado apareció.

Todo empezó en el polvo, en las cenizas de las preguntas sin respuesta, en la soledad de una adolescencia con pisadas en la juventud donde quería todo sin hacer un movimiento, donde era un estático y pasivo, donde veía pasar y criticaba sin dudar, donde señalaba sin crear nada, donde todo me asustaba, donde era un niño perdido y desfachatado que no vivía, solo existía y veía a muchos llegar, ser felices, pasar y estar. Era un confundido que tenia preguntas que nadie respondía, porque en verdad no había nadie, No existía nadie que dijera algo coherente, algo que por lo menos moviera mis inquietudes y fue allí a eso de los 17 años cuando empezó la travesía de intentar rayar un cuaderno, de mover mi mano con mis dedos y así mostrar mi incomodidad, de hacer la letra de una canción vista por mí, allí empezó la gran aventura de Escribir.
He escrito una gran cantidad de cuadernos, algunas con historias dramáticas, otras deprimidas ante la realidad, unas asombrosas e imaginativas y llenas de colores, Otras tantas con lindos sentimientos de amor, y tiernas pero otras demasiadas triste hasta el punto de nunca hacerlas públicas [tengo que decir que no todo lo público].
Termino diciendo que sin proponerme esto llevo 9 años rayando lo que siento, lo que pienso, lo que quiero, y en estos días me di cuenta que lo que yo pensaba que era negativo, hoy tengo que decir que era una lección que yo debía pasar, que yo debía vivir para aprender, y poder hacer lo que Dios quiere que haga: “Escribir”. La Depresión tiene un capitulo muy grande en mi , que me ha llevado a cometer tantos errores, tantas cosas duras de entender pero era algo que yo debía pasar, para decir hoy, que Dios es bueno conmigo, y que eso me ha llevado a escribir una primera obra que se llama “Esperanza en la Oscuridad” [Lado A]. Quizás yo no sea un Joshua Harris, tampoco un Carlos Cuauhtémoc Sánchez, o un Dante Gebel, o un Gabriel García Márquez, o José Saramago, pero soy Un Benjy Bula, un niño que cree que una gota de agua dulce en el mar puede cambiar el sabor del mar, si tan solo se intenta, si tan solo se hace, aunque quizás nunca cambie el sabor del mar.
Muchas veces me he tropezado con la duda entre dos opiniones, me he encontrado con la incredulidad la cual me mantenía en el desierto de estar quieto, de ser pasivo y no intentar nada, de no hacer absolutamente nada y al mismo tiempo desobedecer a lo que Dios me creo y todo por los miedos, por el miedo de pensar en lo que dirán de mi, por el miedo de sentir que todo estuvo fatal. Pero que bien, que idea más loca cree al pensar en una pregunta que siempre me hago al decidir y es: ¿Que es lo peor que puede pasar? Y qué bueno que intente, que bien que lo hizo, que lindo es ver cada escrito una parte de mi vida, y ver el efecto que hacen en ustedes y todo por la pura gracia concentrada que Dios me da. Quizás, todavía no se si aceptare que la Editorial publique mi obra, pero solo diré que Dios es bueno. Qué bueno que lo intente, no hubiera imaginado haber pasado por la vida y no haber visto que podía haberlo hecho, que podía escribir y expresar y no haberlo notado, ni haberlo intentado. Que Dios nos ayude.

0 comentarios: