Dias de Calendario

La mayoría de nosotros nos imaginamos despertar en la vida y saber en qué día estamos, y qué hora es. Realmente no imagino vivir la vida sin un calendario, sin un reloj.
Corremos
Descansamos
Despertamos
Trabajamos
Estudiamos
Salimos
Venimos
Llegamos
Y  hacemos cientos de cosas sujetadas al tiempo. Dios por su parte no corre al compas del tiempo, podría decir que él tiene su propio tiempo, que a el no lo motiva la tiranía de nuestro tiempo, la tiranía de lo urgente. Cuantas veces nos desesperamos por alcanzar lo que queremos? ¿Cuántas veces hacemos del “Atajo” la vía mas rápida y peligrosa en nuestro caminar? Y cuál es el resultado muchas veces? A veces perdidos, desorientados, sin gasolina para seguir, estrellados, confundidos en la vía, viéndonos devolver y coger el camino que desde el principio debimos tomar.

Nosotros los humanos queremos las cosas, los sueños, a nuestro antojo, a nuestra forma. Somos como niños grandes que todo lo queremos ya, donde la mayoría de veces andamos pidiendo y exigiendo descuento, rebaja para que el precio y el costo no tenga tanto dolor, ni sacrificio.
Estos meses he visto el paso del tiempo en una decisión de tiempo complicada. He visto la decisión marcada y colgada en un número del calendario. He visto pasar día tras día esperando que eso llegue a su fin, pero es un grave error pensar de este modo. La decisiones de tiempo  no son así, no son por papelitos en el calendario, ni es la espera de algo, digamos que de ser así solo estaría sufriendo, estaría perdiendo tiempo y agotándome internamente y emocionalmente para que un día en el calendario lo abandone todo.
Paciencia? Alguien le gusta esperar? Creo que a nadie, pero digamos que los que esperan con paciencia son esos locos y atrevidos que ven lo que nadie ve: Fe. Son esos que ven en la paciencia y en la fe algo que se desarrolla como un “Amor Terco”. Entonces la formula seria [Paciencia2+ Fe] = Amor Terco
Sin embargo debemos aprender a tener paciencia para vivir felizmente dentro del tiempo. La paciencia significa “Confiar” en que Dios está obrando aun cuando sentimos que no esta allí con nosotros. La paciencia es el principio de gratificación retardada. Cuando esperamos por lo bueno de Dios en la vida la apreciamos mas, Lo que esperamos lo valoramos mas. Pero. . . ¿Qué me preocupa respecto al tiempo  de Dios en mi vida?

0 comentarios: