R3cuerdos d3 tanto ti3mpo.


Nacimos, existimos y aun tenemos la dicha de seguir viviendo en un mundo algo excesivo, engañoso y entre veces injusto y con algunas siluetas de alegria.Pero realmente no estamos aqui de chiripa, ni por alguna casulidad del momento, ni por una noche enajenada por nuestros progenitores.Estamos aqui porque en algun punto de la vida llegamos a ser parte de un plan, de una meta.

Como pasa el tiempo desde que deje de ser niño y ahora me veo y me enfrento al reflejo del mismo niño un poco mas alto, mas delgado, algo aflijido y enfrentado a muchas situaciones que da el derecho de existir.Un niño que desde muy chico le contaron aquella historia que ha permanecido por largos tiempos y que por tal causa la he escuchado un montón de
veces.Una historia que no cambia porque me ha sido contada,una historia que cambia por la he creído, porque la he vivido.Una historia que lo cambio todo, que partió la historia en dos , en el antes y después de El, una historia que trae consigo un símbolo.Un símbolo de libertad.esperanza y de salvación un símbolo que es aquella cruz.

El día de hoy parece tan superficial, tan insensible,con corazones maltrados que van con rumbo desconocido, con sueños frustrados escondiendo la amargura por dentro disimulando la tristeza y buscando un sin numero de métodos, estrategias, modelos y hasta religiones en busca de una libertad de una felicidad. Me hace recordar aquel hombre llamado Jacob, que en medio de sus comidas y peregrinajes, cansado de buscar, llego y junto aquel árbol y juntos unas piedras y las coloco como almuhadas y alli durmió .La historia relata que en ese descanso soñó que ángeles subían y ángeles bajaban. que ángeles subían y ángeles bajaban.

Recuerdo esta historia porque me hace ver que Dios siempre ha estado allí y nosotros no lo sabíamos, nos hemos convertido en piedras adormecidas, en oidores de musiquita bonita, en espectadores de funciones dominicales pero pocos captan el mensaje.No es la música, ni los cantores, no son las historias plasmadas en algún libro.Es aquel que nos esta llamando atravez de ellas, de una forma tan suave y tan dulce que no nos damos cuenta porque estamos tan ocupados y tan llenos de ansiedad como Jacob.

Hoy recuerdo aquellos años, donde la emoción por quererte era lo mejor, hoy recuerdo de tanto tiempo que se borran en mi mente, recuerdo que elije libremente la cruz y recuerdo que fue la mejor elección.


9 de agosto 2009.
Benjy Bula.

0 comentarios: